ensayos

«Nadie está libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis»
Michel de Montaigne

mono blog

LAS DOS CONCEPCIONES DE SÓCRATES: LAS NUBES DE ARISTÓFANES Y LA APOLOGÍA DE PLATÓN

«Esta es una burla a las ideas de Sócrates y su concepción como filósofo»

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este breve trabajo pretender abordar las concepciones de Sócrates, tanto como aparece en la comedia “Las Nubes” de Aristófanes, y también como aparece en “Apología” de Platón y como ambas se complementan, es decir, que tienen en común, se buscan resolver preguntas como: ¿De qué manera es retratado Sócrates por ambos?, ¿A qué se deben estas diferentes interpretaciones?, ¿A qué se deben las acusaciones presentadas en Apología y como se relacionan con la critica que aparece en Las Nubes?

Este trabajo contiene los siguientes apartados:

1) La concepción de Aristófanes sobre Sócrates: En este apartado se pretende introducir al personaje de Sócrates que aparece en Las Nubes, así como presentar las ideas de Aristófanes sobre Sócrates.

2) La concepción de Platón sobre Sócrates en la apología: En este apartado se analizará el personaje de Sócrates y las acusaciones que se le hacen en “Apología

Y por último una conclusión acerca de estas dos presentaciones.

1) La concepción de Aristófanes sobre Sócrates: En este apartado se pretende introducir al personaje de Sócrates que aparece en Las Nubes así como presentar las ideas de Aristófanes sobre Sócrates.

Se dice de un tal Sócrates, el cual pasa sus días en el pensatorio junto con otros sofistas, y por dinero enseña el arte del discurso, también dice que Zeus no existe y las verdaderas deidades son Las Nubes; enseña al joven Fidipedes, él porque es razonable que él le pegue y se pelee con su padre. Enojado su padre va y quema la casa de Sócrates junto los demás sofistas, poniéndole fin a este ruin personaje.

Aristófanes tenía mas o menos la misma edad de Sócrates, y lo que conoce de él no es por ser su alumno, sino que Aristófanes nos permite ser visto desde el punto de vista del ciudadano Ateniense, el cual a pesar de tanto exagerar como tomar de manera literal en la comedia las características y actitudes de Sócrates, la concepción de Sócrates que se nos presenta debe de ser valorada como cualquier otra obra.

En la obra, la primera aparición de Sócrates, este está colgado de una canasta por los aires, “¿Por que me llamas efímero mortal?

(…)

“Nunca pudiera yo ver con claridad las cosas celestiales, si no elevara mi alma suspendida de arriba y me hallara en una atmosfera semejante a la de los astros”” (Aristófanes, 2012 p71”),

Esta es una clara burla a las ideas de Sócrates y su concepción como filósofo, Aristófanes demuestra un conocimiento básico sobre las ideas de Sócrates, sobre su afición por lo mas allá de lo físico, es por eso que el personaje que aparece en Las Nubes lo toma un paso más allá y se reúsa a pensar en el piso, sus disparates en esta obra incluyen cambiar completamente el tema que se le pregunta y hablar de cosas como medidas imaginarias. Esto referente a la concepción de lo que se practicaba en la escuela Socrática,

Estrepsiades, el otro personaje principal, acude a Sócrates por ayuda, ya que se encuentra en deuda y piensa que ellos le pueden ayudar a su hijo el enseñar el arte de la palabra y convencer a los deudores para no tener que pagar; Aquí Aristófanes demuestra una escuela Socrática muy parecida a las escuelas de los Sofistas de la época, para el Sócrates no es mas que otro encantador de palabras. Aristófanes actúa como lo haría un ciudadano promedio, irónicamente este se presenta como la voz de la razón en esta obra, debido a los disparates presentados el no entiende el razonamiento de la escuela de Sócrates y piensa que lo único que hicieron fue estafarlo, pues al final de la obra su hijo Fidipedes, el cual es la razón en primer lugar de haber quedado en deuda, vuelve como un malagradecido muy grosero, el cual encuentra el golpear a su padre algo natural así como el faltarle el respeto a los Dioses, es por esto que culpa a Sócrates de lo que le hicieron a su hijo: “Que locura la mía, a que grado llego mi paranoia que desdeñe a los dioses! Sócrates fue el culpable.” (Aristofanes, p93), aquí vemos la así llamada corrupción a la juventud mencionada en el juicio de Apología de Sócrates, tanto Aristófanes como Estrepsiades demuestran una postura política conservadora, debido a que toma como gran insulto lo que se pensaba de que Sócrates no honraba a los Dioses, como se menciona en la p74 “Sócrates- ¿Que estás diciendo tu? ¡No estés burlándote… no hay tal Zeus!”, en su lugar el personaje de Sócrates propone que las verdaderas amas del rayo y la lluvia son Las Nubes, objeto del nombre de la obra y el coro de esta. Los personajes llamados “Saber Justo” y “Saber Injusto” son dos seres contrarios, el primero representa el Saber tradicional conservador y quiere ayudar a Fidipedes a que vaya por este camino, mientras que el “Saber Injusto” dice solo las cosas para contraponer, como vemos en la obra Socrates es un representante del saber injusto, aquí se ve que Aristófanes retrata sus argumentos como solo llevar la contra, el maestro del saber injusto no cree en las justicia, el saber Justo llama la atención diciendo que el saber Injusto está intentando corromper a Fidipedes, mientras que el Injusto dice que el saber Justo es demasiado viejo para enseñar, así como la juventud abandonaría las enseñanzas conservadoras. Entonces, Estrepsiades, enojado con lo que le enseñaron a su hijo, junto con sus esclavos va al pensadero y lo queman, consigo, Sócrates y sus alumnos, en esta parte hace mención a la blasfemia hacia los Dioses:

¡El otro discípulo – Maldita suerte mía, ya me achicharro!

Estrepsiades- Por que contra los dioses se ensombrecen y se ponen a observar el asiento de la Luna? (A su criado) Prosigue, empuja y destroza. Mil razones hay para ello, pero la principal es que se han alzado contra los dioses. (Aristófanes p 94)

Con este acto de venganza termina la obra de Las Nubes, Fidipedes queda corrompido por las enseñanzas del Saber Injusto y la escuela de Sócrates, mientras Estrepsiades sigue endeudado, el acto de Estrepsiades es una representación del saber Justo y su fanatismo por el deber y justicia

2) La concepción de Platón sobre Sócrates en la apología: En este apartado se analizará el personaje de Sócrates y las acusaciones que se le hacen en “Apología

Yo no sé, atenienses, la impresión que habrá hecho en vosotros el discurso de mis acusadores. Con respecto a mí, confieso que me he desconocido a mí mismo; tan persuasiva ha sido su manera de decir. Sin embargo, puedo asegurarlo, no han dicho una sola palabra que sea verdad. (Platón, 2015, p1)

Con esta frase Sócrates abre el dialogo, desde este momento se ve la acusación, los ciudadanos atenienses conocerán a Sócrates ya sea por sus acusadores o por leer la obra de Aristófanes. El Sócrates presentado aquí es acusado de presentar dioses falsos, corromper a la juventud e indagar en los asuntos del cielo, este Sócrates utiliza la retórica y con calma se defiende haciendo a sus acusadores ver la verdad, llega incluso a aceptar su inminente muerte en lugar de intentar escapar, pero, aun así, es visto como un enemigo a la sociedad griega por los conservadores y sus acusadores.

Aquí el método Socrático consiste en ayudar a la otra persona a reflexionar y pensar, para que esta misma se dé cuenta de una verdad, en lugar de imponerle una mentira con el solo propósito del convencimiento que es como enseñaban los sofistas, para el Sócrates presentado aquí, la verdad es lo más importante, y de ser que el mismo Sócrates se equivocara, les pide que le hagan ver esto, para corregirse, más sin embargo, como vimos en Las Nubes, Aristófanes interpreta este método como un engaño, el cual acorrala a una persona a un punto arreglado “cambiando el tema”, es así como se presenta a aquellos que leyeron la comedia y es mencionada en este texto:

Hé aquí la acusación; ya la habéis visto en la comedia de Aristófanes, en la que se representa un cierto Sócrates, que dice, que se pasea por los aires y otras extravagancias semejantes, que yo ignoro absolutamente; y esto no lo digo, porque desprecie esta clase de conocimientos; si entre vosotros hay alguno entendido en ellos (que Melito no me formule nuevos cargos por esta concesión), sino que es sólo para haceros ver, que yo jamás me he mezclado en tales ciencias, pudiendo poner por testigos a la mayor parte de vosotros. (Platón, p3)

Esto demuestra lo consciente que estaba Sócrates de cómo fue retratado en Las Nubes, como vimos, Aristófanes lo retrata como alguien que está completamente apartado de la realidad y se torna a mirar al cielo, sus alumnos son aquellos que le siguen con sus disparates. Las comedias de Aristófanes son hechas como una crítica social mezclada con comedia, y este personaje que surge entre los “filósofos” lo considera, junto con otros sofistas de su tiempo, un demagogo. Este Sócrates nunca clama por sí mismo ser el hombre más sabio, sino que pone sus palabras en boca del Oráculo de Delfos, incluso emprende una búsqueda para encontrar, alguien que sea más sabio que él, de ser así Sócrates se convertiría en alumno de esta persona, pero, al no encontrarlo decide aceptar lo que dijo el oráculo, no niega a los dioses de la Polis, e indaga en asuntos supernaturales con el objeto de entenderlos, como Sócrates nunca escribió ningún libro, depende de Platón, su alumno, el que conozcamos a este Sócrates en el ámbito escolar y filosófico mientras queda en Aristófanes el punto de vista del exterior, del crítico, del ciudadano ateniense que ve cómo cambia la sociedad.

Este es, un Sócrates humilde, cuerdo y respetuoso, más aún acepta su muerte con un último discurso:

Es preciso de dos cosas una: o la muerte es un absoluto anonadamiento y una privación de todo sentimiento, o, como se dice, es un tránsito del alma de un lugar a otro.

Si es la privación de todo sentimiento, una dormida pacífica que no es turbada por ningún sueño

Pero si la muerte es un tránsito de un lugar a otro, y si, según se dice, allá abajo está el paradero de todos los que han vivido, ¿qué mayor bien se puede imaginar, jueces míos? (Platón, p24)

Sócrates no les guardo rencor a sus acusadores ni en sus últimos momentos de vida, de hecho el considera mayor mal, el que hacen Anito y Melito al condenar un hombre inocente que el mal que cae sobre el de morir, Sócrates toma la cicuta y muere, esta vez de verdad, con la esperanza de encontrar en el más allá mentes que lo entiendan, con quien dialogar y aprender.

Conclusiones:

Como lo explica Aristófanes en Las Nubes, está el “Saber justo” y el “Saber injusto”, durante el tiempo en que se escribe la obra, la sociedad va cambiando en su estructura de educación, así como Estrepsiades, los Atenienses podían mandar a sus hijos a aprender el arte de la palabra, el cual como es presentado, se enfoca más en cómo decir las cosas que en las cosas que uno dice, sin embargo estos Sofistas, por lo menos en los ojos de Aristófanes corrompían a la juventud, metiéndoles ideas que van en contra de la organización dela polis griega, Sócrates aparece como una parodia de sí mismo, con rasgos exagerados, en cuanto a los temas que tratan él y sus alumnos y utiliza un método de engaño que hace pasar por su “dialogo”, partiendo de esto, muchos Atenienses conocieron así a Sócrates, más tarde, como nos lo presenta Platón en Apología, se trata de un maestro que pone la verdad antes que todo, su método consiste en hacer ver a la otra persona de su error o en el caso que Sócrates cometa el error quiere que se lo hagan ver, pero Aristófanes junto a la mayoría de los Atenienses en su juicio, no le perdonan la mayor de sus acusaciones, que consideran que es crearse nuevos dioses, así Las Nubes, no solo es una burla a Sócrates sino al nuevo sistema de educación y a los sofistas en general, Las Nubes siendo las diosas de las locuras aquellos que se la pasan con la cabeza en “las nubes”, mientras que la Apología nos presenta una introducción apropiada a aquellos que quieran empezar a leer a Sócrates, y está más apegada al ámbito escolar y filosófico.

Bibliografía:

Aristófanes. (2012). Las once comedias. México: Porrúa.

Óscar Velásquez. (2001). LAS NUBES DE ARISTÓFANES Y LAS NUEVAS TENDENCIAS EN LA EDUCACIÓN ATENIENSE. Onomázein, 6, 12/27/2018, De Redalyc Base de datos.

Platón. (2015). Diálogos. México: Porrúa.

Rigoberto Ceceña

Rigoberto Ceceña

Facultad de Filosofía y Letras, UAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *